Moraleja: EL negro

Dos malandros llegan a un rancho arrastrando a un bato. Adentro, hay un Negro de 1,98m y 130 kg mezcla de Yaqui con Africano, limpiándose las uñas

con un cuchillo cebollero.

– Oye pinche negro, el jefe pidi├│ que te cojas a este bato, para que aprenda a no hacerse el machito con nuestra banda.

– D├®jenlo ahi en un rinc├│n, que m├ís tarde me lo chingo.

Cuando los malandros se van el tipo dice:

– Por favor Se├▒or, no me haga eso, si usted lo hiciera mi vida se termina, tenga piedad por el amor de Dios.

– C├íllate el hocico guey y qu├®date quieto ah├¡

Al rato vuelven los malandros con otro pobre pendejo.

– Negro, el jefe pidi├│ que a ├®ste, le cortes las dos manos y le perfores los ojos, para que aprenda a no tocar la lana de la venta de drogas.

– D├®jalo ah├¡ que dentro de un rato me encargo.

Una hora despu├®s traen otro cabr├│n.

– Negro a este le cortas los huevos y la lengua para que nunca m├ís se meta con las mujeres del barrio.

-T├í g├╝eno d├®jalo ah├¡ en el rinc├│n con los otros.

Finalmente traen a otro.

– Mira «Negro», a este lo cortas en pedacitos y mandas cada pedacito para la familia!

En ese momento, el primer tipo le dice al Negro, en voz baja:

-Señor Negro, por favor no se vaya a confundir: ¡¡Al que se va a cojer es a mi ¿OK?

A medida que conoces los problemas de los demás, te das cuenta que el tuyo no es tan grave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.