Posts relacionados con: Chistes de Gallegos

gggg
ggg

Chistes de Gallegos

– Oye, Manolo, ┬┐quieres ser Testigo de Jehov├í? – ┬íPero Yo ni siquiera vi el accidente!

A un gallego lo detiene la policía y le dice:
– Deme su nombre y apellido.
– ┬┐Est├í loco? ┬┐Y yo despu├®s c├│mo me llamo???

– Oye, Paco, ┬┐sabes c├│mo se llaman los habitantes de San Francisco ?
РHombre, pues no todos

Suena el tel├®fono en la casa de Manolo:
– Manolo, que te estoy llamando por la cortadora de c├®spedÔǪ
– Caramba, pero qu├® bien se te escucha!

– ┬┐Me da un desodorante, por favor?
– ┬┐De bola?
РNo, hombre, de axila

La rubia pasa un semáforo en rojo y la detiene un policía gallego:
– Ay, lo siento, oficial, es que soy dalt├│nicaÔǪ.
– Ah, ┬┐pero usted cree que soy tonto? ┬┐Me quiere hacer creer que no hay sem├íforos en Daltonia? *

– Oye, ┬┐por qu├® caminas con las piernas abiertas?
– Porque tengo el colesterol muy alto.
– Bueno, ┬┐y qu├® tiene que ver el colesterol con caminar de esa forma, hombre?
– Es que el m├®dico me dijo: ÔÇÿLos huevosÔǪ ni tocarlosÔÇÖ!!!

AGENDA DE TEL├ëFONO. ┬┐Por qu├® los gallegos usan solamente la letra ÔÇÿTÔÇÖ en sus agendas de tel├®fono?
Tel├®fono de Antonio, Tel├®fono de Joaqu├¡n, Tel├®fono de Manuel, etc.

ZAPATOS NUEVOS. Pepe el gallego fue el martes a la zapater├¡a Despu├®s de probarse unos cuantos pares, eligi├│ unos italianos, muy elegantes..
Al entreg├írselos, el empleado le advirti├│: ÔÇô Se├▒or, este tipo de zapato suele apretar bastante en los primeros cinco d├¡as.
– No hay problema -respondi├│ Pepe- no los voy a usar hasta el domingoÔǪ

LA FUGA 50 gallegos presos en un barco-prisi├│n se ahogaronÔǪ Hab├¡an perforado un t├║nel para fugarse!!.

El Abuelo gallego. ┬┐As├¡ que tu abuelo muri├│ en la consulta del m├®dico?
┬┐Y el m├®dico qu├® le dijo antes de morir?
Le dijo: ÔÇô Cuente conmigo, se├▒or: cinco, cuatro, tres, dos, uno, ceroÔǪÔÇÖ

La viuda gallega Se muere el marido de una gallega y se acerca un amigo a la viuda:
– Lo siento.
– No, d├®jalo mejor acostadoÔǪ

Los pollos del gallego. Dos gallegos se encuentran en un camino. Uno de ellos llevaba una bolsa al hombro. –
┬┐Qu├® tienes en la bolsa? -dice uno.
– Pollos -responde el otro.
– Si acierto cu├íntos llevas, ┬┐puedo quedarme con uno?
– Si aciertas, puedes quedarte con los dos.
– Bueno, puesÔǪ ┬íCinco!

Divorcio gallego. Una pareja gallega está preparando el divorcio, y dice ella:
– ÔÇÿYo me quedo con el nene, ManoloÔǪ
ÔÇÖ-. – ÔÇÿ┬íJoder! ┬┐Y eso por qu├®?
ÔÇÖ-. – ÔÇÿPues porque es m├¡o, no tuyoÔǪ..ÔÇÖ- dice ella.
– ÔÇÿ┬íPero si tampoco es tuyo!ÔÇÖ- contesta el gallego.
– ÔÇÿ┬íC├│mo que no!? ┬┐Y qui├®n lo pari├│?ÔÇÖ- pregunta ella.
– ÔÇÿNo s├®ÔǪ ┬┐T├║ te acuerdas el d├¡a que naci├│, estando en la maternidad, que se ensuci├│ y me dijiste que lo cambiara?
ÔÇÖ-. – ÔÇÿS├¡ÔǪÔÇÖ-. – ÔÇÿPues.. ┬íLo cambi├®!ÔÇÖ-.

Gallego atropellado. A un gallego lo atropella un autob├║s, y toda la gente se aglomera alrededor de ├®l.
El gallego, delirando, dice: – ÔÇÿ┬íIncl├¡nenme, incl├¡nenme!ÔÇÖ
– Y la gente lo inclinaba, pero el gallego segu├¡a gritando:
– ÔÇÿ┬íIncl├¡nenme, incl├¡nenme!ÔÇÖ
– La gente ya no sab├¡a c├│mo ponerlo, y el gallego dice:
– ÔÇÿSi no hay una cl├¡nica, hospital├¡cenme.

El ping├╝ino del gallego.
Se encuentran Venancio y Manolo, pero ├®ste ├║ltimo llevaba un ping├╝ino de la mano, y Venancio le pregunta:
– ÔÇÿOye, Manolo, ┬┐pero qu├® haces con ese ping├╝ino?ÔÇÖ
-.. – ÔÇÿPues na, que me lo he encontrao, y no s├® qu├® hacer con ├®lÔÇÖ
-. – ÔÇÿSi ser├ís bruto, Manolo, ┬┐por qu├® no lo has llevao al zool├│gico?ÔÇÖ
-. – ÔÇÿHombre, pues qu├® buena ideaÔǪ Hoy mismo lo llevo al zool├│gicoÔǪÔÇÖ
Al día siguiente se vuelven a encontrar, pero Manolo sigue con el pingüino, por lo que Venancio, extrañado, le pregunta:
– ÔÇÿ┬┐Qu├® ha pasado contigo, Manolo, no hab├¡as dicho que llevar├¡as al ping├╝ino al zool├│gico?ÔÇÖ
-. – ÔÇÿHombre, pues lo he llevao, y nos hemos divertido tanto, que hoy nos vamos al circoÔǪÔÇÖ

-. El galleguito.
Murió el gato del galleguito. Su mamá lo consolaba:
– ÔÇÿNo llores, hijito. El Michi ya est├í en el Cielo, con DiositoÔÇÖ.
Y el galleguito le pregunta entre sus lágrimas:
– ÔÇÿ┬┐Y qu├® chingaos va a hacer Diosito con un gato muerto?ÔÇÖÔǪ

Y el mejor:
CALDO GALLEGO Entra un se├▒or a una tienda y pregunta al dependiente:
– ┬┐En qu├® pasillo encuentro latas de Caldo Gallego?
El empleado se le queda viendo y le pregunta: –
┬┐Es usted Gallego? El tipo visiblemente molesto le responde:
– Pues efectivamente, s├¡ soy Gallego. Pero dime una cosa, ┬┐si te hubiera preguntado por pasta Italiana, me habr├¡as preguntado si soy Italiano?, o ┬┐si te hubiera preguntado por salchichas Alemanas, me habr├¡as preguntado si soy Alem├ín?, o ┬┐si te hubiera preguntado por un hot-dog kosher, ┬┐qu├®? tengo que ser Jud├¡o?. O si te pregunto por tacos Mexicanos, ┬┐me habr├¡as preguntado si soy Mexicano? ┬┐lo habr├¡as preguntado acaso?
El empleado responde: – ┬íNo, puesÔǪ.la verdad no!
┬┐Y que tal si te pido un whiskey Escoc├®s, me habr├¡as preguntado si soy escoc├®s?
– Pues no, seguramente no.
Terriblemente indignado el tipo le grita:
– ┬íPues ahora dime pedazo de imb├®cil! ┬┐por qu├® carajos si te pido Caldo Gallego, me tienes que preguntar si soy Gallego? El empleado responde:
– Porque est├í usted en Office Depot!!!

Publicado el Chistes | Etiquetas: , , | Leave a comment

Humor: Carta de una madre gallega a su hijo

Querido hijo:

Te escribo estas líneas para que sepas que estoy viva.

Te escribo lentamente porque s├® que no sabes leer de prisa.

Si recibes esta carta es porque te llegó, si no, avísame y te la mando de nuevo.

Tu padre consigui├│ un trabajo muy bueno; tiene 500 personas bajo su cargoÔǪ cuida el cementerio del pueblo.

No vas a reconocer la casa cuando vengas, porque nos mudamos.

F├¡jate que a tu t├¡a Rosa le pasa al rev├®s que a m├¡: ella cuando toma caf├® no puede dormir; en cambio yo, cuando duermo no puedo tomar caf├®.

¿Sabes? finalmente enterramos a tu abuelo, encontramos el cadáver ahora con todo esto de la mudanza, estaba en el armario, desde ese día que ganó jugando al escondite.

Lamento decirte, hijo, que la semana pasada tu padrino se ahogó en la destilería en un tanque de brandy. Varios hombres trataron de salvarlo pero luchó valientemente contra ellos. Tardaron tres días en apagar el fuego cuando lo cremamos.

Hoy tu hermana Julita tuvo un hijo, pero como todav├¡a no s├® si es nena o nene, no s├® si llamarte t├¡a o t├¡o.

Quien hace mucho que no aparece es tu tío Venancio, que murió totalmente el año pasado.

El otro d├¡a tu hermano Jos├® cerr├│ el coche con seguro y dej├│ las llaves dentro. Tuvo que volver a casa para buscar el duplicado y poder as├¡ sacarnos a todos.

La verdad es que ese d├¡a no la pasamos muy bien porque tambi├®n cuando venimos bajando las escaleras el├®ctricas en un Centro Comercial, de repente se ha ido la luz, por lo que nos quedamos 4 horas varados hasta que regres├│.

Bueno, pero el clima no es tan malo; la semana pasada sólo llovió dos veces; la primera vez por tres días y la segunda por cuatro días.

Oye hijo, la chaqueta que querías, tu tío Pepe dijo que si la mandábamos con los botones puestos, pesaría demasiado y el envío sería muy costoso, así que le quitamos los botones y los pusimos en el bolsillo.

Todos te extrañamos mucho, pero mucho más desde que te fuiste.

Tienes que escribirnos contándonos cómo te va con tu nueva novia extranjera; no sabes cómo nos pusimos de contentos cuando nos enteramos que estabas en cama con Hepatitis, ¿Es acaso griega? Pues no nos lo aclaraste.

Esta carta te la mando con Juanito, que va mañana por ahí. A Propósito, ¿puedes buscarlo cuando llegue al aeropuerto?

Bueno, hijo, no escribo el remitente porque no s├® la direcci├│n nueva. La ├║ltima familia gallega que vivi├│ en esta casa se llev├│ los n├║meros para no tener que cambiar direcci├│n.

Tu madre que te ama, YO (Jesusa Lopez Hdez)

PDT: Te iba a mandar 100 pesos, pero ya cerr├® el sobre.

Publicado el Chistes, Humor | Etiquetas: , , , | Leave a comment