Chistes mamones: los 3 muertos

Tres hombres llegan simultáneamente a las puertas del cielo. San Pedro sale y les dice:

-ÔÇØTenemos malas noticias para dos de ustedes; se nos cay├│ el sistema en el ├írea de admisiones y s├│lo puedo dejar entrar a uno de los tres esta semana. Los otros dos tendr├ín que esperar en el infierno unos d├¡as mientras reparamos el fallo, lamentablemente no puedo hacer otra cosaÔÇØ.

San Pedro continu├│ explicando:
-ÔÇØLa persona que cuente la mejor historia de c├│mo muri├│, ser├í la que pueda entrar en el cielo hoyÔÇØ.

Los tres hombres asintieron. San Pedro los hace pasar de uno en uno a su oficina para que los otros no escuchen y puedan mejorar su historia.

El primer hombre pas├│ y empez├│ a relatar:
-ÔÇØPresent├¡a que mi mujer me estaba enga├▒ando, as├¡ que esa tarde llegu├® tempranoÔǪ Sub├¡ los 25 pisos del edificio por la escalera para no hacer ruido con el ascensorÔǪ, abr├¡ la puerta de mi apartamento y all├¡ estaba ella, la muy puta, tendida en el suelo y ┬ídesnuda!
Sabía que la había pillado.

Corr├¡ por todo el apartamento en busca del amante; arriba, abajo, debajo de la cama, en todos los armariosÔǪ ┬íNADA!
Estaba a punto de pedirle disculpas por ser tan mal pensado, y mientras ella me dec├¡a que siempre hacia gimnasia desnuda, o├¡ unos ruidos en la ventanaÔǪ ┬í┬í┬íSCRATCH, SCRATCH, SCRATCHÔǪ!! ! Abr├¡ la ventana y all├¡ estaba el hijo de puta, colgando de la cornisa. Agarr├® mi bate de b├®isbol y le di duro en la cabeza. vi. c├│mo se ca├¡a, pero tuvo suerte el infeliz y aterriz├│ en un mont├│n de bolsas de basura. ┬íSe estaba moviendo!

Desesperado porque se me escapaba, cargu├® el mueble bar hasta la ventana. Con gran esfuerzo lo puse en la cornisa, pero al empujarlo se me enganch├│ la camisa, por lo que ca├¡ con el mueble bar y encontr├® mi muerte.
┬íPero estoy feliz porque me cargu├® al puto cerdo!

San Pedro no podía imaginarse historia más increíble, cuando hizo pasar al segundo hombre:
-ÔÇØBueno, yo soy un limpiador de ventanas. Estaba haciendo tranquilamente mi trabajo en un piso alto, cuando una de las cuerdas repentinamente se rompi├│. Me agarr├® de la plataforma, pero se me fueron resbalando las manos hasta que ca├¡ al vac├¡o. Levant├® las manos pensando en mi muerte y esperando que Dios me recogiera.

Afortunadamente logr├® agarrarme a una de las cornisas del edificio. ┬í┬í┬íESTABA SALVADO!!! Estaba dando gracias a Dios e intentando que la gente que estaba dentro del edificio me salvara definitivamente. Empec├® a rascar en la ventana para que alguien me ayudara, cuando repentinamente un cabr├│n la abri├│ y en lugar de ayudarme ┬í┬í┬íme peg├│ un tremendo golpe con un bate de b├®isbol!!! Ca├¡ al vac├¡o otra vez, maldiciendo a esa mala persona, cuando mi ├íngel de la guarda me permiti├│ seguir viviendo, poniendo un mont├│n de bolsas de basura justo bajo mi ca├¡daÔǪ Cuando consegu├¡ abrir los ojos para agradecer a Dios tanta fortuna, ┬íun mueble bar estaba cayendo encima de m├¡! Y gritaba con terribles alaridos. Comprend├¡ que Dios me quer├¡a a su lado. Sin duda era mi destino y as├¡ encontr├® la muerteÔÇØ.

San Pedro estaba estupefacto. Hizo pasar al ├║ltimo hombre y le dice:
ÔÇ£Hijo, m├ís vale que tengas una muy buena historia, porque las dos anteriores.. . ┬í┬írealmente son incre├¡bles!!

As├¡, el hombre lo mir├│ y comenz├│ÔǪ
-ÔÇØBien, ser├® breve, imag├¡nate esto: estoy en pelotas, escondido en un mueble barÔǪ. y de repente aparezco aqu├¡.

AD
Publicado en Chistes

2 Responses to Chistes mamones: los 3 muertos

  1. linda says:

    jajajajajajaja buenisimo me encanto gracias por acernos sonreir con su bun humor

  2. su papa says:

    mas choteado que nada inventate una buena historia o buscate un pendejo que lo haga reir tu chiste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *