Chiste: Papá me voy de la casa..

El papá entra en el cuarto de su hijo y ve una carta sobre la cama. La agarra rápidamente y comienza a desdoblarla, ya temiendo lo peor.

En ella se lee lo siguiente:

Querido papá:
Es con mucho pesar que te informo que estoy huyendo de casa, para nunca m├ís volver. Pero quiero que sepas que no estoy huyendo solo… me he escapado con mi novio, Juan. Estamos muy enamorados… ├®l es un hombre muy lindo y adem├ís muy buen amante.
Con todos esos piercings y tatuajes regados por todo su musculoso cuerpo, me vuelve loco cuando me posee y me hace suyo en todas las formas imaginables.

├ël tambi├®n tiene una espectacular moto BMW en la que hemos realizado nuestras mayores locuras de amor, pero no es s├│lo por eso que quiero estar con mi amado para siempre; es porque descubr├¡ que no me gustan para nada las mujeres… las odio y me parecen asquerosas.

Como se que t├║ no vas a aprobar mi verdadera identidad, ni nuestra relaci├│n, es por eso que hemos huido para vivir muy felices en su trailer.

Adem├ís, Juan quiere que adoptemos unos ni├▒os para criarlos a nuestro estilo… porque es que ‘en todos los sentidos’ nos gustan tanto los ni├▒os.

Con Juan tambi├®n aprend├¡ que la marihuana, el tequila y la coca├¡na son muy buenas; que son cosas naturales y que en realidad no le hacen mal a nadie.

Por eso, en nuestro peque├▒o hogar nunca van a faltar esas maravillosas drogas que, mezcladas a nuestro sexo exc├®ntrico, nos lleva a lugares inimaginables.

Juan me ha dicho que ├®l, nuestros hijos, sus colegas gays y
yo, podremos vivir todos juntos, dentro de la más perfecta armonía. Papá, no quiero que te preocupes. Yo ya soy un hombrecito de 15 años y me se cuidar muy bien, porque ya se perfectamente lo que quiero de la vida. Tal vez un día yo regrese, y espero que tú y mi mamá se sientan orgullosos al conocer a mis hijos y a mi marido.

Un gran abrazo.

El padre estaba en shock y casi desmayando, cuando vio que abajo habían un par de líneas más:

Pap├í…
ya no te asustes m├ís, que todo eso es mentira. Fui a dar una vueltecita con Silvia, aquella chavita que est├í m├ís buena que el postre… la hija de Do├▒a Maria, nuestra vecina; ┬íS├│lo quer├¡a demostrarte que existen cosas mucho peores que mis calificaciones en rojo del colegio que estoy dejando en el primer caj├│n para que t├║ me las firmes con todo gusto!

Ahora s├¡, un gran abrazo de tu hijazo… bruto como un burro, pero macho hasta la muerte.

AD
Etiquetas:
Publicado en Chistes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *